google-site-verification=m-3I40jw2SsdJ_PDhFwKMjQoa58ls4Lvg8hXUBTy3_4
 

Sanar las heridas emocionales

Tomar conciencia de cuáles son las heridas emocionales que tenemos y que tienen nuestros hijos para poder trabajarlas y sanarlas comportará un antes y un después en las vidas de nuestra familia.



Al final, casi todos nuestros miedos y preocupaciones emocionales, incluso muchas de las cosas que nos suceden en nuestra vida, vienen determinadas por las heridas emocionales de nuestra infancia y nuestra adolescencia.


Detectar y entender nuestras heridas será un proceso clave para poder superarlas y liberarnos de ellas. Este será el mejor modo de ayudar a nuestr@s hij@s a ser felices porque estaremos evitando que nuestros miedos y limitaciones afecten a sus vidas. Además, siendo conscientes de cómo se crean, podremos evitar, dentro de lo posible, que se generen directamente en ell@s.


De hecho, ya hemos hablado varias veces de cómo nuestros hij@s pueden incluso heredar nuestras heridas y de porqué nuestro hijo no mejora o de cómo su comportamiento nos puede hacer de espejo para que veamos nuestras propios bloqueos.


Pero antes que nada, deberemos entender en qué consisten estás heridas y cómo se construyen... ¡Vamos a ello!



¿Cómo se detectan?


Normalmente, las familias que trabajan con nuestra colaboradora Doia Riera, experta en crecimiento personal y sanación de heridas emocionales, acuden porque se dan cuenta de que a sus hij@s le pasa algo y se preocupan... puede ser por ejemplo que tengan alguna actitud un poco exagerada, que estén siempre muy cansados o apáticos, desilusionados, que tengan una mala gestión emocional...


Si no somos conscientes de que es posible que una herida emocional suya o incluso una nuestra esté provocando ese comportamiento, podemos estar juzgando y recriminando sin motivos. Esto complicará aún más la situación e incluso puede hacer que aparezcan problemas en las relaciones entre padres e hijos o con nuestra pareja.


Para detectarlas, deberemos hacer un trabajo de investigación de toda nuestra vida, empezando incluso desde nuestra concepción, para analizar todo lo que haya podido moldear nuestros pensamientos más inconscientes. Solo de esta forma conseguiremos saber y entender qué es lo que está sucediendo para luego poder resolverlo.



¿Cómo se construyen las heridas emocionales?


Desde el primer momento en el que somos concebidos y gestados, todo lo que le sucede a nuestra madre nos afecta y nos forma. Sus emociones, sus frustraciones, sus deseos, los recibimos de la misma forma que su ADN y sus alimentos. Si la madre vive el momento del embarazo cómo una alegría y se siente apoyada por nuestro padre, eso es lo que nos estará transmitiendo. Pero si, por el contrario, por muchas posibles razones, la madre se siente sola, abandonada, rechazada... o por ejemplo muere alguien de su familia durante el parto, nosotros también estaremos recibiendo y viviendo esas emociones y sentimientos.


"Todo lo que vivimos y sentimos durante nuestra gestación y nuestro nacimiento, determina nuestras vidas"


El momento del nacimiento también puede dejarnos huella. No es lo mismo que nazcamos de forma rápida y fácil hacia la vida, que tener complicaciones en el parto y que "nos tengan que ayudar" o que el proceso sea lento y complicado... Vivir situaciones como esta luego nos puede hacer creer durante nuestra vida que nosotros "no podemos hacer las cosas solos" y este es uno de los posibles motivos de porqué algunos alumnos piden siempre ayuda a sus padres para hacer sus tareas por ejemplo...


De la misma forma, la experiencia del niño o la niña en sus primeros años de vida en nuestro hogar también determinará su relación consigo mism@ y con el mundo. Si la madre y el padre saben gestionar sus emociones, sus tristezas y sus problemas con conciencia y sus relaciones son sanas y de amor, su hij@ también reaccionará así. Pero del mismo modo, si en casa se viven situaciones de tensión, discusiones, faltas de respeto o malas reacciones, también afectarán, en este caso de manera negativa, a la manera que tendrá nuestr@ hij@ de reaccionar y de entender y relacionarse con las otras personas. Eso no quiere decir que si hasta ahora hemos actuado como padres o madres de una o otra forma seamos culpables de nada. Cada un@ de nosotr@s hacemos siempre lo que creemos mejor según lo que sabemos y según nuestras emociones y reacciones inconscientes.


"Tod@s los padres y las madres somos inocentes porque actuamos siempre de la mejor manera que podemos en cada momento. Pero también debemos ser conscientes que tenemos la oportunidad de mejorar"



¿Quieres mejorar las relaciones con tus hij@s y tu pareja?


Descárgate gratis el Kit de Primeros Auxilios Emocionales de Despegamos





¿Cómo se sanan las heridas emocionales?


El simple hecho de ser conscientes de que el comportamiento de nuestr@ hij@ puede tener una explicación determinada ya supone poder entender mejor la situación y nos predispone a relajarnos y a focalizar en resolverlo.


"La incomprensión nos conduce a la frustración y a buscar victimas y culpables, el entendimiento nos conduce a poder mirar con los ojos de la inocencia y la mejora"